El desastre de Nixon

¡Hola muy buenos días! Hoy te voy a ex plicar uno de los mayores fails en la historia de la política de EEUU. ¡Un intento de espiar a otra gente acabó mal y no te creerás lo que pasó!  Antes que nada dar las gracias a nuestros patreons por el apoyo! ¡Si quieres ser tan pros como ellos, te dejo el link en el primer comentario!  ¡Venga pues vamos a ver como 2 periodistas jovenzuelos pusieron en jake a la casa blanca! Luego al final os cuento un par de pelis para que veáis si os mola el tema, gogogo

Estamos en el 17 de Junio de 1972 y tenemos como presidente de EEUU a Richard Nixon, del partido republicano. Y en Noviembre hay elecciones… así que como el partido demócrata puede quitarle el puesto.. el presi ha mandado a 5 hombres a la sede de sus contrincantes para que roben documentos y coloquen micrófonos, así se enterará de sus planes y secretos! Muahaha es el plan perfecto.

Lo que pasa que, a estos tios, cuando están dentro del edificio, sobre las 2 de la madrugada. Pamba! Les descubren dentro de la sede demócrata, en el edificio Watergate. Pues ale para la cárcel. Entre los detenidos hay 3 cubanos y Jamer McCord, un antiguo agente del FBI y exagente de seguridad del presidente. Ay ay ayyy diuuh mioo! Que van a pillar a Nixon con todo el percal.

La cosa parece que no va a más, solo se pone en algún periodo que han pillado a 5 ladrones en la sede y ya. ¡Lo que pasa que aquí entra en escena estos tios! Bob Woodward y Carl Bernstein que son 2 periodistas veinteañeros del Washiton post.  ¡Ellos fueron los encargados de informarse sobre el tema, y les llamó la atención que McCord estuviera metido en el ajo! Asi que siguieron investigando y se dieron cuenta de que el tipo este tenía muchas conexiones con los típicos hombres que solían solucionarle los problemas más complicados al presidente, haciendo tramas. Es decir, los hombres del presidente.

Durante las primeras semanas Nixon intentó comprar el silencio de los detenidos con a saco de dinero, los periodistas pusieron a mirar las pertenencias que les habían sido confiscadas el día de su detención y vieron como poseían que parte del dinero que llevaban procedía de las donaciones que Nixon estaba recibiendo para la reelección.  En este momento John Mitchell, el jefe de campaña del presi decide dimitir por si las moscas.

Los periodistas siguen buscando por todos lados, yendo casa por casa preguntando a todos los trabajadores que trabajaban para la reelección de Nixon, a ver si podían darles algo de info.  Y zaska, 2 contables cansados del uso ilegal del dinero que estaban recibiendo empezaron a contarles cosikas.  Pero esto no fue nada, comparado con Garganta Profunda, un hombre que ocupaba un puesto muy importante en la Administración y que se entrevistaba en secreto con uno de los periodistas. Garganta Profunda, llamado asi en honor a la primera peli porno que pudo estrenarse en EEUU, fíjate que curioso por permiso de Nixon, bueno pues el no se chivaba de nada, solo validaba la información de las investigaciones de los periodistas y les decía por donde podían tirar.

Estaban descubriendo un plan de la leche en el que el presidente estaba espiando a todo cristo con el fin de tener luego argumentos y chantajes para poder aguantar en su puesto.   A finales de septiembre los del periódico tenían el articulo terminado y llamaron al que había dimitido, Mitchell para narrárselo antes de publicarlo. Sus palabras textuales después de escuchar el texto fueron: “¿Piensas publicar esa mierda? Lo niego todo. Jesús La directora del periódico va a pillarse las tetas en una maquina de escurrir si eso se publica!”

A los periodistas les dio igual y siguieron adelante. Nixon al ver aquellas publicaciones empezó una guerra al máximo contra ese medio, fíjate que llego a conseguir que las acciones de la compañía bajasen un 25%. Era el único medio que estaba sacando información sobre el caso, los demás pasaban totalmente del tema.

1 mes después, Nixon consigue ganar las elecciones, el escandalo no parecía haberle afectado en nada, pero eso iba a cambiar. 2 meses después, en enero del 73 se lleva a cabo el juicio del asalto al edificio Watergate, y los 5 acusados se declaran culpables de robo. Lo que pasa que al rato el ex agente de la CIA manda una carta al juez en donde le confiesa que han dicho que son culpables por culpa de las presiones que han recibido de la casa blanca, que tienen amenazada a su familia y toa la leche.

¿Es en ese momento cuando los demás medios empiezan a despertar… como cómo cómo? ¿Que la casa blanca os ha dicho que os declaraseis culpables? Y encima tienen amenazadas a vuestra gente? What?

La presión de los medios cada vez es más hardcore, y el Senado inicia una comisión de investigación para ver que hay de verdad en todo esto. Nixon está temblando… y como muestra de limpieza decide hacer dimitir a 4 de sus principales hombres del presidente, los que se encargaban de estos chanchullos, vamos. A uno de ellos no le gusto ese trato y decidido tirar de la manta. Varios ayudantes de Nixon confesaron de que el presidente grababa en secreto todas las conversaciones de las reuniones que mantenía en el despacho oval.

1 año después el Tribunal Supremo ordena al presidente que entregue esas cintas para que los jueces puedan dictaminar si la casa blanca sabia algo de lo ocurrido en el Watergate. Nixon al principio se niega, pero no tiene nada que hacer, tiene que darselas. Venga vaaaa! Tomad aquí esta todo, estaréis contentos!

Ja, el muy tunante había borrado algunas de ellas y faltaban muchas. La corte suprema le dice que no haga el tonto o se atenga a las consecuencias. Vale vale vale.. toma las 64 cintas de nada que faltaban.

Yhuuu a escuchar movidas secretas! En aquellos audios se podía ver como Nixon intentó utilizar a la CIA para que parase los pies del FBI en las investigaciones del robo de Watergate.

Era la prueba que se necesitaba para demostrar que todo era verdad y no un sueño de Resines. El congreso ante semejante escandalo se preparó para sacar adelante el proceso de Impeachment, o de destitución, pero antes de aquella humillación el 8 de agosto de 1974 Richard Nixon anunciaba su dimisión.

Le suplantó en el cargo Gerald Ford, que un mes mas tarde de subir al poder decidió indultar a Nixon. Los políticos que colegas son eh! Asi da gusto.

Los periodistas lograron el premio Pulitzer en 1973 por la cobertura del caso Watergate. Y por si os preguntáis quien narices era Garganta Profunda… pues estáis de suerte, los periodistas ocultaron su identidad hasta que en 2005, 33 años después del caso, su familia dio a conocer su nombre, ya que se encontraba muy enfermo. Así que cha chan… El agente del FBI Mark Felt, que curraba como director asociado de la agencia federal fue el que se jugó el tipo para ir guiando a los periodistas en el escándalo. 3 años después, Mark murió.

Qué? Os ha quedado más o menos claro este suceso? Vaya tela eh… seguro que pasa ¾ de lo mismo en los demás países, solo que no tenemos forma de comprobarlo. De hecho en España hemos tenido hace bien poco un caso muy parecido, con la famosa policía patriótica y Villarejo.

Pero bueno no me voy a meter en jaleos, el final de este video quiero que sea diferente, porque os traigo un regalo! Pero antes os voy a decir sobre que va a ir la siguiente historieta de la leche! En el siguiente video vamos a hablar sobre una de las batallas más absurdas de la historia. ¡Si quieres partirte el ojete con lo tontos que son los humanos… no te vayas muy lejos!

Y ahora como os he dicho. viene la sorpresa! ¡Los audios originales de las conversaciones en el despacho oval, que fueron determinantes para demostrar que Nixon estaba en el ajo! Obviamente están en inglés. pero supongo que el Lechero del futuro que está montando esto se encargará de traducirlos. ¡Te quiero lechero del futuro, sorry por mandarte más curro!

¡Hasta luego lokopizzas!

Location